miércoles, 20 de noviembre de 2013

OPINIONES Y DEVOLUCIONES DE LOS PADRES

Como nuestro trabajo no apunta al aspecto competitivo como eje principal sino a formar y ayudar a los niños a que incorporen y aprendan hábitos de pensamiento que les serán de utilidad en su vida cotidiana, no tenemos parámetros de evaluación tangibles (como podría ser una tabla de posiciones en un torneo). Por ese motivo a lo largo de los años hemos ido pidiendo devoluciones a los padres -y también docentes- de qué cambios van viendo en sus hijos y siempre nos viene bien escuchar opiniones, sugerencias y percepciones de nuestro trabajo ya que es nuestro objetivo la mejora constante. 


Así pues, en esta parte del blog iremos publicando algunos comentarios para compartir con los que se interesan por nuestra propuesta. Como son de distintos años, algunos son más personales, comentarios sobre el libro Mis Primeros Pasos en Ajedrez y otros más generales. Decidimos publicarlos sin distinciones. 




SOBRE EL LIBRO Y TRABAJO EN CUADERNILLO:

* Te cuento que con Gregorio estamos leyendo tu libro y como me lo imaginaba le encanta la historia de Matilde y Sebastián conel peón Reynaldo…estamos viendo los caminos que se pueden recorrer en el tablero: diagonales, columnas y filas…el valor de las piezas y algunos movimientos: le encantan los caballos e insiste en aprender el movimiento más difícil de explicar y que lo retenga grrr (algo conocerás a Gregorio que sino sabe lo inventa y no le importa inventarse las reglas: lo peor es que las quiere imponer y se enoja si no las aceptás...sí, tenemos nuestras discusiones)…identificamos las casillas con letras y números, algo retiene, encontré muy bueno el recurso de caminos acostados y caminos despiertos que cuenta el peón Reynaldo en tu libro. También estamos viendo tu cuadernillo y te confieso que hasta la madre se enganchó: el ajedrez era un juego que descubrí en un rincón de mi casa donde estaba guardado cuando tenía unos 10 años (conservé un juego que me regalaron cuando comencé a jugar y Gregorio loencontró entre mis cosas también), me interesó mucho, aprendí un tiempo, jugué muy poquito hasta que comencé el secundario, mi ambiente familiar y social no me acompañó para nada,quedó archivado en otro rincón de la casa, duró muy poco...Por eso, megustaría acompañarlo a Gregorio en este juego porque estoy segura que es imposible que no te guste si te lo transmitenbien y  te acompañan, claro. Estoy aprovechando toda tu sabiduría y te estoymuy agradecida: me estoy di-virtiendo muchísimo con Gregorio leyendo tu libro con el tablero ylas piezas en el medio…él le pone entusiasmo, es muy expresivo y se mata de risa cuando sabe algo y se adelanta a decirlo: grita como loco, salta, agita los brazos (no sé a quién sale tan eufórico)…el tema es que es muy arrebatado, un poco caprichoso y se pone gruñón si no aceptás susreglas, especialmente conmigo, su madre...La verdad que es un placer haber descubierto este espacio que manejás con tanta dedicación y sabiduría. Abrazos, Luisa.
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
SOBRE EL TRABAJO EN EL TALLER Y SOBRE EL LIBRO:

* ¡EXCELENTE! Todo tu trabajo, Marina. Desde cada clase en el Taller, pasando por el libro y el cierre del Taller (me lo perdí!, por este año...).
El papá vino encantado, con el encantamiento que produce el haber
disfrutado de una hermosa experiencia.
Quiero que sepas que cuando algunos Papis hablan de que quieren que sus
hijos hagan ajedrez, les hablamos de vos y les decimos lo que significás
para nosotros, no sólo sos una excelente maestra por tu capacidad como
docente y tu calidad como persona sino porque fundamentalmente sos lo que
una maestra debe ser o debe producir: la formación integral, la educación de una persona, tarea aún más difícil y maravillosa cuando se trata de niños.Nuestra recomendación es que ningún niño debería perderse la experiencia detu Taller. Y agregamos "Dios nos la guarde", sintetizando lo que significás para nosotros en la formación de Fede. Y a continuación les hablo de tu libro. Y aprovecho también para enviarte el tan prometido comentario.Antes que nada quiero decirte que leer "Mis primeros pasos en Ajedrez" fue
una experiencia inédita para Federico (y para mí) como "lector" ya que yo le
le leía un libro que había escrito "su" maestra, la lectura impactaba en él
de manera diferente, tenía una llegada distinta, el contenido y el autor
eran fuertemente significativos para él y la expresión de cada sentencia
tuya tenían para él fuerza de ley ("Marina dice que sólo hay que ver una
hora de tele por día"). A todo esto contribuye la excelente organización,
ilustración, contenido, presentación del libro. Acostado en la cama, mientras escuchaba la lectura, enloquecía porque quería realizar las actividades y entonces utilizaba el dedo a manera de lápiz. Me gustó especialmente la carta a los padres y la sección Buscando la mejor jugada...
porque también representan nuestro pensamiento pero al ser expresado por vos cobran otra trascendencia para nosotros como padres y se constituyen a la vez en punto de apoyo, sostén y contención en la educación de Federico.Un abrazo de Federico y sus Papis




SOBRE LOS TORNEOS QUE ORGANIZAMOS EN ESCUELAS: 

* Te escribo para volver a agradecerte el torneo del sábado.
Coincidimos con mi marido que fue una experiencia súper positiva, con muchos aprendizajes, ya que aprendimos muchas cosas:
Creo que todos los chicos aprendieron a :
- respetar las reglas
- hacer silencio
- saludar al adversario
- enfrentarse a una situación de desafío personal sin miedo (como les tocará en el futuro cuando den exámenes)
- ver que hay muchos otros chicos que les divierte la competencia de "pensar"
- felicitar a los ganadores
- aceptar perder
- ver el ajedrez como algo divertido

A nosotros como familia en particular nos enseñó mucho también. Aprendimos:
- Pilar: a vencer su miedo  y finalmente animarse a algo que le daba miedo 
- Nosotros , como padres, aprendimos a respetar sus sentimientos y sus tiempos, sin presionarla, sino entenderla  y apoyarla, alentándola a la vez. Creo que fue bueno que viera nuestro apoyo, y el ambiente la fue animando a jugar. (Al verlo al hermano jugar, y haber seguido ese "Jaque Mate que no era", la hizo "involucrarse")
- Ricardito: a ver que no siempre puede ser el mejor en todo, que hay que pensar antes de actuar, sin atolondrarse ni confiarse demasiado
- a darse cuenta de que a veces, en situaciones de presión, uno se pone nervioso, pero es normal,  y no pasa nada.....
- a no subestimar al adversario
- al peligro de "distraerse"
- a los dos chicos : ver que a nosotros no nos importa el resultado, sino su proceso.
     
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada